UNA HISTORIA SUMERGIDA

Vistas: 485
UNA HISTORIA SUMERGIDA

En complicidad con las autoridades civiles y portuarias se llegaron a embarcar en un periodo de 13 años hasta 20.000 personas, entre mujeres y hombres solteros, niños huérfanos y familias enteras, principalmente desde el puerto yucateco de Sisal, en los vapores “México” y “La Unión”.

UNA HISTORIA SUMERGIDA: EL NAUFRAGIO DEL VAPOR ESCLAVISTA “LA UNIÓN” EN SISAL

Investigadores de la Subdirección de Arqueología Subacuática de la Península de Yucatán del INAH hallan en 2017 frente al puerto de Sisal los vestigios del navío “La Unión”, que transportaba esclavos mayas hacia Cuba

Una historia sumergida. En 1855 la casa comercial española “Zangronis Hermanos y Compañía” establecida en La Habana, Cuba, obtuvo permiso del gobierno mexicano para establecer una compañía naviera de vapores de pasaje, carga y correo entre los principales puertos del Golfo de México.

La ruta era cubierta por dos buques llamados “México” y “La Unión” de aproximadamente 400 toneladas con propulsión de ruedas de paleta laterales.

Los viajes se realizaban dos veces al mes, zarpando de La Habana.

El primer puerto al que arribaban era el de Sisal, inmediatamente se dirigían a Campeche, Veracruz, Tampico, tomando cerca de 20 días en completar la ruta de ida y vuelta.

De esta manera movilizaba una gran cantidad de personas, correspondencia pública y oficial, mercancías nacionales como fibras de henequén, cueros curtidos, palo de tinte y pieles de venado, intercambiados principalmente por caña de azúcar proveniente de la isla caribeña.

Detrás de esta intensa y relevante actividad marítima y mercantil se esconde un lamentable episodio de la Guerra de Castas ocurrida en la Península de Yucatán (1847-1901).

En 1848 se decretó por oficio expulsar a los mayas que habían sido apresados durante las revueltas armadas.

Bajo este amparo se inició un tráfico desenfrenado de mayas hacia la isla de Cuba, donde fueron esclavizados en las plantaciones azucareras.

Miles eran esclavizados

En complicidad con las autoridades civiles y portuarias se llegaron a embarcar en un periodo de 13 años hasta 20.000 personas.

Habían mujeres y hombres solteros, niños huérfanos y familias enteras, principalmente desde el puerto yucateco de Sisal, en los vapores “México” y “La Unión”.

De acuerdo con los documentos históricos, el día 19 de septiembre de 1861, tras embarcar a 30 indígenas en presencia de todo el mundo y a plena luz del día, zarpó de Sisal con destino a La Habana el vapor “La Unión”, al mando del capitán Gerardo Tizón.

Este buque transportaba mayas bajo el argumento de que no se les enviaba como esclavos, si no como hombres libres y bajo su propia voluntad.

A pocas millas de distancia se suscitó una terrible explosión en el cuarto de máquinas, lo que provocó que el barco se incendiara, falleciendo la mitad de los pasajeros, esclavos y tripulación.

Detienen la explotación

Tras el fatal acontecimiento, el presidente de México, Benito Juárez, prohibió ese año la extracción de cualquier individuo maya y declaró nulos todos los contratos expedidos por las autoridades yucatecas en Cuba.

El presidente de México Benito Juárez, prohibió ese año la extracción de cualquier individuo maya y declaró nulos todos los contratos expedidos por las autoridades yucatecas en Cuba.

Los remanentes de este trágico accidente fueron localizados en julio de 2017 frente al puerto de Sisal por los investigadores de la Subdirección de Arqueología Subacuática para la Península de Yucatán del INAH, con apoyo del informante Juan Diego Esquivel.

Se pueden observar sobre el lecho marino, a una profundidad de 6 metros, elementos diagnósticos entre ellos partes de la caldera, maquinaria y ruedas de las paletas de madera.

También hay fragmentos del casco del mismo material. Destaca la identificación de cubertería de latón con insignias, utilizada a bordo para los pasajeros del buque.

0 0

Deja un comentario