Aún hay agravios con el pueblo de México

Vistas: 217
Aún hay agravios con el pueblo de México

visita del presidente de México, Andrés Manuel Obrador, a su homólogo estadounidense, Donald Trump

La pluma, fuente

Por Nínive García Méndez

La visita del presidente de México, Andrés Manuel Obrador, a su homólogo estadounidense, Donald Trump, permitió resaltar los compromisos de colaboración económica entre ambas naciones, y de paso enviar un mensaje importante a nuestro vecino y principal socio comercial.
Mientras que Trump consideró la relación entre Estados Unidos con México como sobresaliente, estrecha y en su mejor momento, López Obrador recordó los principios que sostuvieron los Presidentes norteamericanos de mayor peso en la historia política de los Estados Unidos, pero sin dejar de decir que aún hay temas de agravio al pueblo mexicano, que no han sido resueltos.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador y de Estados Unidos, Donald j. Trump


Del aspecto económico y los beneficios del tratado comercial mucho se ha dicho y se dirá en los medios de comunicación en los próximos días, pero es necesario destacar que el discurso que dio el mandatario mexicano, ciertamente fue histórico.
El Presidente de México significo la importancia de los trabajadores en los procesos productivos, de la necesidad del respeto de la soberanía y de caminar, como naciones vecinas, hacia el desarrollo, pero sin sacrificar la dignidad de ningún pueblo. Ciertamente México y Estados Unidos tienen grandes diferencias, como el hecho de que el país de norte es una de las potencias económicas más importantes del mundo, ha sabido administrar la riqueza y se ha beneficiado también de los recursos de otras naciones, en tanto que México, pese a su riqueza en recursos naturales, no ha logrado un avance económico significativo, consecuencia de la corrupción que le afecta desde hace décadas.
Pero lo primero que ha expresado Andrés Manuel en su discurso, es que si bien el tratado es importante para las tres naciones que lo integra, no debe menoscabarse la producción de mercancías con base en principios, procurando condiciones salariales y laborales justas para los obreros del país exportador e importador.
Desde su gobierno, AMLO impulsó el incremento salarial de los trabajadores, aunque ciertamente, no es suficiente para la recuperación del poder adquisitivo. En este tenor, todavía no hay certeza. Máxime que falta difundir más ampliamente las condiciones en que el tratado se acciona y sus efectos.
En su discurso, López Obrador fue mesurado pero no del todo; no olvidó expresar que “hay agravios que todavía no se olvidan”, pero ello no es impedimento para tener “acuerdos tácitos o explícitos” de cooperación y convivencia”.
Pero lo que más llama la atención de esta participación de AMLO en Washington, D.C., es sin duda el que haya recordado los principios que caracterizaron a los Presidentes más importantes de Estados Unidos, como Abraham Lincoln y Franklin Delano Roosevelt, y de las relaciones que mantuvieron con sus homólogos Benito Juárez García y General Lázaro Cárdenas.
Es posible que muchos pretendan interpretar la visita de López Obrador a Estados Unidos como una forma de apoyar a Trump para ser reelecto. Sus detractores creerán que tomó una postura entreguista, pero la realdad es que el mensaje se emitió claro y fuerte, en un tono políticamente correcto como tenía que ser entere mandatarios.
Se llamó al respeto de la soberanía, se recordó que los migrantes requiere un trato digno como trabajadores y que existe una gran población latina y mexicana en territorio estadounidense que contribuye al desarrollo de la economía. También el hecho de que en México, habita un gran número de personas estadounidenses que han elegido al país como su casa, que trabajan en territorio y que han sido recibidos con respeto y buen trato.
Asimismo, se recordó que hombres importantes del pasado de ambas naciones supieron identificar que las fortalezas de ambas naciones están en el respeto y la colaboración mutua; en el interés del pueblo y las naciones, con una visión de justicia, igualdad y dignidad. De no permitir de ninguna forma el abuso a los pueblos ni de aquellos que están en desventaja. Algo que nuestros vecinos del norte, deberían considerar fortalecer como se hizo en el pasado.
Pero ciertamente, este es el comienzo. Aún hay mucho camino que recorrer.

Información del Autor

Nínive García

Nínive García Méndez nació en Villahermosa, Tabasco. Fue corresponsal de La Crónica de Hoy en Campeche, además de que ha trabajado en otros diarios de Chiapas y de la Península como Novedades de Q. Roo, de Campeche y Mérida; y Por Esto! Es miembro fundador del Semanario Péndulo, en Cancún y del periódico del mismo nombre en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, donde fungió como Subdirectora. Ha colaborado para algunos noticieros nacionales de manera esporádica. En la televisión campechana fue titular de un programa de opinión y otro enfocado a difundir el trabajo de las mujeres en diferentes ámbitos. Trabajó 10 años en el periódico Crónica de Campeche donde fue reportera, editora, jefa de información y de redacción. Ha escrito relatos en semanarios y revistas locales, así como en medios virtuales. También ha trabajado y colaborado con organizaciones de la sociedad civil en pro de los derechos de las mujeres como el Observatorio de Violencia de Género de Campeche, Red de Mujeres Indígenas y Red de Hombres y Mujeres por una Opinión con Perspectiva de Género
0 0

Deja un comentario