En rumano playa se escribe “plajă”

Vistas: 387
En rumano playa se escribe “plajă”
Mauricio Conde Olivares

La mafia rumana está más viva que nunca en Cancún, y prueba de ello es el impresionante boom turístico que protagonizan ciudadanos de ese país, quienes arriban a este destino turístico y la Riviera Maya con pretensiones de compras inmobiliarias y de paso para conocer personalmente las paradisiacas playas de arena blanca y mar azul turquesa que caracterizan la región.
Es por todos sabido que personas de origen rumano operaban cajeros automáticos en esta zona del país y que mediante software pirata sustrajeron inmensas cantidades de dinero de las cuentas de los turistas, apoyados en dispositivos de Bluetooth. Se llaman operaciones de skimming y generan miles de millones de dólares, por lo que autoridades mexicanas y extranjeras investigaron las operaciones de la empresa Top Life, que inició con cajeros chinos de la marca Hyosung y Triton, y que en la Riviera Maya se vinculó a Multiva, compañía que a la luz de los acontecimientos destruyó el contrato que los unía.
También atrajo los reflectores la inmobiliaria Investcun, que participaba en proyectos residenciales y de golf en Cancún, Playa del Carmen y Puerto Morelos. En el mismo sentido fueron vigiladas las operaciones de las empresas Intacarrent, Intacash. Europe Invest, Alto Mundo, Brazil Money Exchange y Mexrou.
Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, reveló los resultados de la “Operación Caribe” por la que fueron bloqueadas las cuentas de Florian Tudor, alias el “Tiburón”, así como de 78 personas físicas y morales relacionadas con el delito de clonación de tarjetas bancarias de turistas, que movían más de 240 millones de dólares de manera global. Van por Tudor acusado de lavado de dinero según acuerdo del gabinete de seguridad nacional del gobierno mexicano.
Por el momento, UIF, FBI y el Centro Nacional de Inteligencia detectaron más de 377 mdp en 277 operaciones inusuales y más de 125 mdp en 520 reportes de operaciones relevantes. Hubo alerta del sistema financiero en transferencias por más de 251 mdp y en 33 transferencias por más de 232 mdp. Las cuentas bloqueadas emitieron mil 384 cheques por más de 152 mdp y recibieron más de 104 mdp procedentes de 707 cheques.
Pero, la crema y nata de Cancún y la Riviera Maya ya conocían de esta trama desde hace dos años pues hasta leyeron una carta abierta que publicaron Florian Tudor y dos colaboradores insertada en periódicos para denunciar por presuntas extorsiones al entonces Secretario de Seguridad Pública de Quintana Roo, Alberto Capella. Sin embargo, a la fecha, cinco de los colabores de Tudor están detenidos en Rumania y él mismo es investigado allá por intento de asesinato.
Recientemente, fueron retenidos 114 rumanos cuando en dos vuelos procedentes de Europa pretendían ingresar a Cancún, ello ante inconsistencias en sus documentos y por no acreditar el motivo de su viaje. En un lapso de 24 horas fueron verificados sus pasaportes y pudieron internarse en territorio mexicano, según informó el Cónsul Honorario de los rumanos en este destino turístico, Eduardo Albor.
Entonces, el Cónsul Honorario de Rumania en este destino turístico junto con el Encargado de Negocios de la Embajada de ese país en México, Ionut Valcu, tuvieron que resolver la discrepancia con el Instituto Nacional de Migración que mantenía retenidos en el Aeropuerto Internacional de Cancún a 114 de sus connacionales.
Esta situación se dio debido a que en días anteriores se reportaron diversas alertas de pasajeros Rumanos quienes aparentemente cometieron delitos en el extranjero.
En mensaje conjunto desde las instalaciones de la terminal aérea, ambos señalaron que todos los turistas rumanos involucrados ingresaron a territorio nacional para conocer la Riviera Maya, además de que desmintieron violaciones a los derechos humanos de los rumanos durante su estancia en el aeropuerto.
Agradecieron la intervención del Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, y reconocieron el esfuerzo en conjunto que se llevó a cabo con los agentes federales de Migración ya que su labor permitió facilitar el procedimiento de ingreso legal a México, y aseguraron que todos los turistas rumanos se les dio autorización para su internación en menos de 24 horas.
Aquí le expongo un breve relato ya ampliamente difundido el año pasado, que refiere las andanzas de los rumanos en el paraíso de la Riviera Maya y Cancún:
A finales de marzo de 2019 el Ejército Mexicano detuvo en Cancún a dos rumanos: Florian Tudor y Adrián Nicolaé Cosmín. Llevaban un arma de uso reservado, varios cartuchos útiles, un vehículo de lujo y unos 26 mil dólares. El nombre del primero de los detenidos, Florian Tudor, alias “Tiburón”, brincó de inmediato en diversas agencias de seguridad internacionales. En su país se le investiga por fraude cibernético, robo de información y clonación de tarjetas bancarias. Sin embargo, en México es el principal accionista de Intacash, una compañía de cajeros automáticos con centenar de máquinas en Cancún, Isla Mujeres y Playa del Carmen.
En abril de 2018, un año antes, los rumanos Sandu Ioan Laurentiu y Aurelian Marcu se acercaron a un trabajador que reparaba un cajero automático en Playa del Carmen. Le preguntaron su trabajaba para el empresario Alin Gabriel Stroe y le ordenaron que le dijera que “el grupo de los chilangos estaba molesto y lo vamos reventar”.
Dos meses después, el empresario al que habían amenazado sufrió un atentado o un intento de levantón por parte de los rumanos Marcu Constantin Sorinel y Zoltan Daniel Piculeata. El escolta de Stroe abrió fuego contra los agresores y abatió de un tiro a Marcu Constantin, un personaje al que buscaba la Interpol.
Más tarde, Stroe hizo responsables de los ataques a los dos rumanos que le enviaron un mensaje amenazante a través de uno de sus empleados.
Sin embargo, un hermano del rumano muerto negó que se hubiera tratado de un atentado o intento de levantón. Explicó que aquella noche ni Marcu Constantin ni su acompañante llevaban armas, y reveló que su hermano había sido guardaespaldas durante mucho tiempo de Florian Tudor, el accionista principal de la empresa de cajeros automáticos Intacash.
Detalló que Marcu Constantin se había peleado con Tudor “por dinero y mujeres” y que luego se había dedicado a sabotear la red de cajeros des Intacash. Tudor lo había mandado matar en venganza, y para evitar que hablara de la clonación de tarjetas en los principales destinos de Quintana Roo, según el hermano de Marcu.
La información que proporcionó a las autoridades además reveló que Florian Tudor tenía contactos con las mafias de China, India e Indonesia, a través de las cuales se movían los fondos robados sobre todo a turistas extranjeros mediante la clonación de tarjetas. Un negocio que, según el testigo, arrojaba ganancias de más de 200 mil dólares diariamente.
A pesar de que en Marzo detuvieron las autoridades detuvieron a Florian Tudor y Adrián Nicolaé Cosmín, al poco tiempo ambos fueron liberados luego de que un juez les impusiera como medida cautelas presentarse a firmar cada 15 días.
El 7 de diciembre de 2019 fue detenido en el aeropuerto de la Ciudad de México por homicidio en grado de tentativa, Sandu Ioan Laurentiu, uno de los hombres que había mandado aquel mensaje amenazante a Stroe. En su informe reveló que la mafia rumana de Cancún está confrontada, y que a él le pusieron un “cuatro” para quitarlo de en medio.
Para que no se le ocurriera abrir la boca de más, el rumano comenzó a recibir audios y mensajes amenazantes por parte de Tudor, algunos interceptados por las autoridades; empero, lo anterior será motivo de posterior análisis en otra entrega de HORA 14.
mauricioconde59@outlook.com
Twitter: @mauconde

0 0

Deja un comentario